lunes, mayo 23, 2005

Minha Terra Galega

Galicia Calidade
Este fin de semana hemos estado en Coruña, tierra de emigrantes (y de Marco). Ha sido espectacular. El viernes nada mas llegar nos esperaba una patrulla aerea y el eurofigther para darnos una calurosa bienvenida. La verdad es que yo no entiendo de aviones pero iban algo así como ''to follaos''. Nos fuimos de cena (poca cosa, ensaladitas y eso) con los amiguetes de Marco (algunos de los cuales no se conocían entre ellos??), y una señora mayor, bajita y preciosa que no paraba de reirse.
El sábado discurrió por las Rias Baixas, paraiso de pazos, ostras y narcotraficantes, comimos en Santiago (poco) y no fuimos a Combarro a ver al futuro suegro de Cris, que dejó impresionada a más de una (Yo no he dicho que fuera Sandra). Y de cenuqui por Vigo. Y el domingo no nos quedaba otra que aceptar la invitación del padre de Marco (Don Francisco) a comer marisquito, y que le vamos a hacer si uno está bien educado y por no hacer un feo se harta a ostras, pulpito, mero... por no hacer un feo.

Y así pasó el fin de semana, es decir, viajando y poniéndonos ciegos a comer y beber.
Como dijo nuestro Sherpa (al que nunca le estaré lo suficientemente agradecido): ''siéntate y verás pasar''.

Aupa Marco (no aupa no, que no es vasco, bueno ni coruñes, porque se perdió tres veces por su ciudad)